synchiropus

Synchiropus splendidus (Herre, 1927)

Nombre común: Pez Mandarín, Gobio Mandarín, Callionymus splendidus, Neosynchiropus splendidus, Pterosynchiropus splendidus.

Procedencia: Pacifico Occidental, des de las Islas Ryukyu hasta Australia.

Habitat: Arrecifes y lagunas costeras, des de 1 metro de profundidad hasta 18 m.

Tamaño máximo: Hasta 6 cm.

Temperatura: De 24ºC a 26ºC

Densidad: En torno a 1.024

Ph: Alrededor de 8,2

Iluminación: Media.

Características

Coloración: Pez muy colorido con fondo, normalmente verde y franjas de varios colores, des del naranja, al azul, verde o amarillo y boca pequeña. Su forma es de cuerpo cilíndrico y alargado, ojos grandes y aleta dorsal partida en dos, cuando abre todas sus aletas, al completo, puede duplicar su tamaño. Las aletas ventrales sirven también, para moverse por el sustrato, como si fueran piernas, creando un movimiento ondulante muy particular. Dispone de una pequeña capa grasienta que cubre por completo su cuerpo lo ue le hace menos delicado en cuanto a enfermedades de la piel. Por ese motivo evitaremos cualquier medicación con base de cobre ya que puede morir directamente ahogado, al causar una producción excesiva de la capa grasienta que lo recubre.

Comportamiento: Pez muy tranquilo y lento a la hora de comer, se puede mantener con varias hembras pero no con otros machos, al ser muy territorial, con los de su especie y mismo sexo.

Esperanza de vida: De 5 a 6 años.

Dimorfismo sexual: El principal diformismo sexual entre Macho y Hembra se presenta en la aleta dorsal, donde el macho la tiene más grande. Algunos afirman que el tamaño del macho es algo mayor y que la cabeza suele ser más anaranjada que en la hembra.

Alimentación: Básicamente carnívoro, pez muy difícil de mantener con comida muerta o en escamas, se pasará las horas limpiando el sustrato y entre las rocas en busca de alimento vivo, cómo pequeños crustáceos. Se puede intentar de alimentarlo con artemia y Mysis. Es un pez lento a la hora de buscar comida, por tanto no lo rodearemos de grandes cazadores y tendremos que dejar que la comida llegue al sustrato, apagando las bombas si fuera necesario. La mayor parte de las bajas de este ejemplar es debido a la alimentación. Un buen DSB se hace casi imprescindible para disponer en todo momento de alimento vivo, producido de forma natural.

Reproducción: Y Posible en cautividad. Después de un largo desfile, en forma circular, poco antes de que se apaguen las luces del acuario, la pareja subirá hacia la superficie del agua, donde la hembra pondrá los huevos y el macho el esperma, para que se dispersen bien, este comportamiento puede repetirse cada noche. Los huevos se mezclaran con el plancton, antes de ser engullidos por el filtro/rebosadero o de ser devorados por otros habitantes. A las dos semanas eclosionaran y debido a su minúsculo tamaño no se les podrá alimentar ni siquiera con rotíferos, quedando cómo única posibilidad los Nauptilos de Copeópodos.

Grado de dificultad en su mantenimiento: Aficionado principiante.